solicitar mejor hipoteca

Euribor

RN Tu Solución Hipotecaria

Facebook

Síguenos en Twitter

Blog Archive

Etiquetas

Dación  Hipotecas (1) Activos tóxicos (1) Alquiler (11) Alquiler social (1) Amancio Ortega (1) Banc Sabadell (1) Banca (18) Banco de España (5) Banco malo (4) Bankia (1) Bankinter (1) Barcelona Meeting Point 2011 (5) Barcelona Meeting Point 2012 (3) Barcelona Meeting Point 2013 (3) Barcelona Meeting Point 2014 (1) BBVA (1) BCE (3) Bolsa (7) Burbuja inmobiliaria (1) Cajas (2) Century 21 (1) Certificado de eficiencia energética (1) China (2) Ciencia (1) Cláusula suelo (14) Cláusula techo (4) Construcción (11) Consumo (1) Dación  Hipotecas (12) Dación Hipotecas (21) Deducción fiscal (4) Desahucios (14) Deutsche Bank (1) Economía (2) Ecuador (1) Eficiencia Energética (2) Empleo (7) Empresa (2) Estafa (4) Euribor (83) Euribor Plus (1) Europa (10) expertos hipotecarios (1) feria inmobiliaria 2015 (1) Fondos buitre (1) Fondos de inversión (3) Funcionarios (1) hacienda (1) Hipoteca Cambiaria (1) Hipoteca Inversa (6) hipoteca joven (1) Hipoteca multidivisa (7) Hipoteca plazo fijo (1) Hipotecas (294) Hipotecas subprime (2) Hipotecas underwater (1) Home Staging (1) iBanesto (1) Ibercaja (1) Impuesto de Patrimonio (2) Impuestos (3) INE (5) Inmobiliario (61) inmueble (1) inmuebles (1) Intermediación financiera (2) IRPH (3) IRS (3) IVA (3) Justin Bieber (1) Leo Messi (1) Ley Hipotecaria (8) ley segunda oportunidad (1) ley transparencia hipotecaria (2) Libor (2) Mejores hipotecas (9) mercado hipotecario español (2) Mercados (1) Moody's (1) Morosidad (3) Obras públicas (1) PAH (6) Permuta (1) pisos (1) Plataforma de Afectados por la Hipoteca (2) PSOE (1) Refinanciación (1) Rehabilitación (2) RN Tu Solución Hipotecaria (36) salón inmobiliario (1) SAREB (4) Seguros (1) SIMA (5) SIMA 2015 (1) Stop Desahucios (3) Tasación (1) Te apetece mi casa (1) Tipos de interés (4) TSJ (1) tu mejor hipoteca (277) Vivienda (136) Viviendas de embargo (1)
Se ha producido un error en este gadget.

Estamos en Google+

Casarse en China es cuestión de tener una buena hipoteca.

Los comunistas de China atacaron a muchas instituciones burguesas después de que asumieron el poder en 1949, pero el matrimonio no fue una de ellas. Por el contrario, promulgaron una ley de matrimonios en 1950, cuatro años antes de presentar una constitución.

La presión para casarse sigue siendo fuerte en la China de hoy, donde casi el 80 por ciento de los adultos han adoptado el enlace nupcial en algún momento, comparado con sólo el 68 por ciento en Estados Unidos. En la actualidad, sin embargo, en comparación con 1950, el matrimonio está atado a otra institución burguesa: la propiedad inmobiliaria.

En China, las hipotecas a menudo preceden a los matrimonios. Según una creencia popular, si un hombre y su familia no pueden comprar una propiedad, él pasará apuros para encontrar esposa. Al elegir un marido, tres cuartas partes de las mujeres consideran su capacidad para proveer un hogar, según un sondeo reciente entre jóvenes en las ciudades costeras de China realizado por Horizon China, una firma de investigación de mercado basada en Beijing. Aun cuando una mujer desdeñe este criterio, su familia y amigos, por no mencionar los agentes inmobiliarios del país, no le permitirán olvidarlo.

Los “matrimonios desnudos”, como se conoce a los que carecen de una propiedad, son apoyados por crecientes cantidades de jóvenes. Conforme envejecen, sin embargo, sus actitudes podrían revertirse más rápidamente que el progreso de la sociedad. Una mujer de Pekín de 28 años de edad se casó con su marido después de enamorarse de él en la universidad. Hoy, su perspectiva ha cambiado: “Si me presentaran a un hombre ahora, y él no pudiera permitirse pagar una casa, no me casaría con él”, dice. “Necesito ser más realista. No soy una chica de 20 años”.

Algunos economistas argumentan que la competencia por esposas en el “mercado matrimonial” de China ayuda a explicar los altos precios en su mercado inmobiliario. Las casas son menos asequibles en aquellas partes de China donde los hombres superan por mucho al número de mujeres, argumentan Shang-jin Wei de la Universidad de Columbia en Nueva York, Xiaobo Zhang del Instituto de Investigación de la Política Alimentaria Internacional en Washington y Yin Liu de la Universidad Tsinghua en Beijing.

Los hombres, y sus familias, derrochan en bienes raíces para mejorar su posición en la competencia para casarse, pero eso meramente obliga a otros hombres a gastar más en respuesta. Los hombres solteros están inmersos en una lucha darwiniana, argumentan los economistas. Las casas sobrevaluadas son como el plumaje extravagante de un pavo real, un atributo atractivo que sólo los varones con más recursos pueden desplegar.

No sólo el hombre aporta

La carga de comprar casa por tanto recae fuertemente en los hombres solteros. Sin embargo, ya no se limita a ellos. Las mujeres y sus familias ahora contribuyen a las compras inmobiliarias de la pareja en el 70 por ciento de los casos, según la investigación de Horizon China. Ayudan ambos porque deben – las parejas tienen que reunir recursos para permitirse las costosas casas de la zona costera de China – y porque pueden. Las jóvenes están ganando más y recibiendo más ayuda de sus padres, para quienes a menudo son hijas únicas.

Aunque la mayoría de las mujeres ahora contribuye a la compra de la casa, sólo el 30 por ciento de las mujeres casadas añaden su nombre al título de propiedad, según la investigación de Horizon China. A Leta Hong Fincher, socióloga de la Universidad Tsinghua, le preocupa que “muchas mujeres chinas estén siendo excluidas de lo que pudiera ser la mayor acumulación de riqueza residencial en la historia”.

Más mujeres están tratando de añadir su nombre a esta riqueza. De las casadas después de 2006, el 37 por ciento tiene éxito. Sus esfuerzos cobraron nueva urgencia en 2011 cuando la Suprema Corte aclaró las reglas de divorcio: Cada parte, indicó, debe conservar la propiedad registrada a su nombre, después de que cada una fuera compensada por cualquier contribución a la hipoteca.

Sin embargo, el registro conjunto de la propiedad enfrenta obstáculos burocráticos y sociales. Una mujer entrevistada por Hong Fincher contribuyó fuertemente al  registro a nombre de los dos. La madre de su novio le rogó que abandonara su demanda señalando que la futura esposa ganaba más que él y era más probable que ella lo abandonara a él que viceversa. La propiedad conjunta sería un golpe adicional al orgullo del novio.

En principio, la ley da derecho a una esposa divorciada a la compensación por sus contribuciones a la hipoteca, aun cuando la casa familiar no esté registrada a su nombre. Las mujeres no siempre documentan sus pagos a la casa y cuando no pagqn nada de la hipoteca sí que hacen frente a otros gastos del hogar, señala Hong Fincher. En muchos casos, el hombre puede permitirse pagar la hipoteca sólo porque la mujer se hace cargo de amueblar la casa y demás gastos.

Artículo visto en "The Economist"

-

0 comentarios:

HostGator promos